Cómo se calcula el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras

Cómo se calcula el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras

13 junio, 2013
|
1 Comentario
|

La base imponible de este impuesto está constituida por el coste real y efectivo de la construcción, instalación u obra, que se asimila al Presupuesto de Ejecución Material (P.E.M.) dentro del cual no se incluyen los honorarios profesionales satisfechos por la redacción del proyecto de obras, ni los abonados por la dirección técnica, ni los tributos relacionados con la construcción, instalación u obra ni cualquier otro gasto que no tenga la consideración de coste de ejecución material.

La cuota tributaria es el resultado de aplicar el tipo de gravamen sobre la base imponible.

Los ayuntamientos pueden regular en sus ordenanzas fiscales las bonificaciones, así como la deducción en la cuota íntegra o bonificada del ICIO de la cantidad satisfecha en concepto de tasa por el otorgamiento de la licencia urbanística correspondiente.

Es práctica habitual que los ayuntamientos hagan una liquidación provisional en el momento en que se
concede la licencia preceptiva o se presenta la declaración responsable o comunicación previa, excepto cuando se haya establecido en la ordenanza reguladora del impuesto la obligación a cargo del sujeto pasivo de autoliquidar el impuesto. La cantidad que se ingresa por estos conceptos, que se calcula a partir del presupuesto de las obras o por aplicación de los módulos que establece la ordenanza, es a cuenta de la liquidación definitiva del impuesto.

Una vez finalizadas las obras, y previa comprobación, el ayuntamiento practicará la liquidación definitiva, a favor o en contra del sujeto pasivo, motivo por el cual las ordenanzas acostumbran a exigir que se presente, dentro del mes siguiente a su finalización, una declaración donde se haga constar el coste real y efectivo de la obra ejecutada, así como la documentación que la acredita.