El devengo de las tasas municipales

El devengo de las tasas municipales

21 febrero, 2014
|
0 Comentarios
|

Las entidades locales, podrán establecer tasas por la utilización privativa o el aprovechamiento especial del dominio público local, así como por la prestación de servicios públicos o la realización de actividades administrativas que afecten o beneficien de modo particular a los sujetos pasivos. Pero cuándo se devengan las tasas municipales, en qué momento nace la obligación de pagar. Veamos un supuesto práctico, el cual nos ayudará a resolver estas cuestiones.

Queremos abrir un negocio y nos dirigimos a nuestro ayuntamiento para solicitar la licencia de apertura, se presenta la correspondiente solicitud en diciembre, se tramita el expediente y finalmente en enero se aprueba la licencia solicitada. Por el trámite el ayuntamiento nos gira liquidación en concepto de tasa por licencia de apertura de establecimiento.  Resulta que en el ejercicio anterior la ordenanza fiscal reguladora de la tasa tenía una cuota la cual ha sido objeto de modificación para el ejercicio 2014, siendo esta mucho menor que la prevista en el 2013.

¿Cuándo debemos abonar la tasa? ¿Qué cuota tributaria es aplicable? la vigente en el momento de la solicitud o la actual que es cuando se ha concedido la licencia.

Estas dudas son resultas por la Ley de Haciendas Locales (RDL 2/2004, de 5 de marzo) la cual establece en su artículo 26 que las tasas podrán devengarse, según la naturaleza de su hecho imponible y conforme determine la respectiva ordenanza fiscal:

  • Cuando se inicie el uso privativo o el aprovechamiento especial, o cuando se inicie la prestación del servicio o la realización de la actividad, aunque en ambos casos podrá exigirse el depósito previo de su importe total o parcial.
  • Cuando se presente la solicitud que inicie la actuación o el expediente, que no se realizará o tramitará sin que se haya efectuado el pago correspondiente.

Cuando la naturaleza material de la tasa exija el devengo periódico de ésta, y así se determine en la correspondiente ordenanza fiscal, el devengo tendrá lugar el 1 de enero de cada año y el período impositivo comprenderá el año natural, salvo en los supuestos de inicio o cese en la utilización privativa, el aprovechamiento especial o el uso del servicio o actividad, en cuyo caso el período impositivo se ajustará a esa circunstancia con el consiguiente prorrateo de la cuota, en los términos que se establezcan en la correspondiente ordenanza fiscal.

Cuando por causas no imputables al sujeto pasivo, el servicio público, la actividad administrativa o el derecho a la utilización o aprovechamiento del dominio público no se preste o desarrolle, procederá la devolución del importe correspondiente.