Extinción de condominio a efectos de la plusvalía municipal

Extinción de condominio a efectos de la plusvalía municipal

23 enero, 2014
|
4 Comentarios
|

Han surgido varias dudas sobre la sujeción o no sujeción al Impuesto Municipal sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (plusvalía municipal) en el caso de extinción de condominio sin exceso de adjudicación. Veamos a continuación un breve análisis del tratamiento fiscal de este negocio jurídico.

Cuando se lleva a cabo el acto extintivo del condominio sin exceso de adjudicación en el cual, uno de los comuneros se adjudica las cuotas en proindiviso de las restantes partes, compensando económicamente por el valor real del bien inmueble, y siempre y cuando dicho inmueble sea indivisible, dicha adjudicación o trasmisión en el aspecto fiscal, no es un acto de transmisión de la titularidad dominical que constituya el hecho imponible del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (plusvalía).



En ocasiones, por el exceso de adjudicación producido en la extinción del condominio, se entiende por algunos ayuntamientos que se estaban cumpliendo todos y cada uno de los tres elementos que configuran el hecho imponible, fijados en la Ley de Haciendas Locales:

  • Existencia de un incremento de valor.
  • Que dicho incremento cuantificable se produzca en un terreno de naturaleza urbana.
  • Que dicho incremento de valor se manifieste por medio de una transmisión de dominio o de la constitución o transmisión de un derecho real.

Entiendo que en la disolución de la comunidad se cumplen los dos primeros requisitos, pero sin embargo, no se cumple el tercero, ya que no existe transmisión alguna, haciendo inviable por ello la exigencia de dicho impuesto por no producirse el hecho imponible del mismo. Es decir, si no existe transmisión efectiva no puede devengarse el impuesto.

En hilo al tema nos encontramos con la doctrina jurisprudencial y en concreto con la Sentencia del TSJ Castilla La Mancha del 12 de Marzo de 1999, la cual, estable que  “la extinción de la comunidad y adjudicación de los bienes integrantes de la misma a sus partícipes, no da lugar a una verdadera transmisión de dominio, en cuanto la división produce en los comuneros ningún beneficio patrimonial, al existir una adjudicación proporcional y equitativa de los bienes existentes en la comunidad que se disuelve, respetando la cuota de participación que cada uno tenía, siendo coherente con ese carácter declarativo de la adjudicación el art. 450 CC al disponer que cada uno de los partícipes de una cosa que se posea en común, se entenderá que ha poseído exclusivamente la parte que al dividirse le cupiere durante todo el tiempo que duró la indivisión”.

Como siempre, esperamos vuestras opiniones y comentarios.