La dación en pago en el impuesto de plusvalía

La dación en pago en el impuesto de plusvalía

27 noviembre, 2012
|
0 Comentarios
|

La dación en pago (en latín datio in solutum) es la acción de dar algo para pagar una deuda. Se refiere por tanto al acto por el cual el deudor realiza, a título de pago, una prestación al acreedor, quien acepta recibirla en sustitución de ésta.

La dación en pago suele aplicarse como sistema de pago final por parte del deudor de una hipoteca inmobiliaria a la que no puede enfrentar las cuotas impuestas por el crédito hipotecario establecido y en la que se entrega el inmueble, en vez de dinero, para liberarse de la deuda.

Esta liberalización de la deuda por la dación de pago, así como por el desahucio o pérdida de la vivienda tiene unas consecuencias jurídico-tributarias actualmente desconocidas por la ciudadanía. Entre ellas encontramos la obligación de pagar al Ayuntamiento, en los treinta días hábiles siguientes de formalizar la escritura pública de dación en pago, el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido popularmente como “plusvalía municipal”. Este impuesto ha de satisfacerse aunque el precio del inmueble haya disminuido desde su adquisición.

Para evitar situaciones tan injustas como esta y agravar la situación de aquellas personas que han perdido su vivienda habitual, el legislador aprobó el Real Decreto Ley 6/2012, de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, el cual añade en su artículo 9 un nuevo apartado 3º al artículo 106 del texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, que traslada la carga del impuesto de plusvalía a la parte adquiriente como sujeto pasivo sustituto del contribuyente.

En las transmisiones realizadas por los deudores comprendidos en el ámbito de aplicación del artículo 2 del Real Decreto-ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, con ocasión de la dación en pago de su vivienda prevista en el apartado 3 del Anexo de dicha norma, tendrá la consideración de sujeto pasivo sustituto del contribuyente la entidad que adquiera el inmueble, sin que el sustituto pueda exigir del contribuyente el importe de las obligaciones tributarias satisfechas.

No obstante, el Real Decreto exige dos requisitos acumulativos muy restrictivos:

  • Que el deudor se encuentre en el umbral de exclusión estipulado por el Real Decreto.
  • Que el precio por el que compró la vienda no supere unos determinados valores.

Por ello, resulta necesario que el legislador amplié el ámbito de aplicación del citado Real Decreto y, en todo caso, se modifique la Ley reguladora de las Haciendas Locales, para que todas las transmisiones que se produzcan como consecuencia de daciones en pagos de la vivienda habitual o de su ejecución hipotecaria, puedan beneficiarse de tales medidas fiscales.

IMPORTANTE:

Para las daciones en pago realizadas a partir del 01 de enero de 2014, existe una modificación legislativa que las declara exentas íntegrametne del pago del Impuesto Municipal sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (Plusvalía Municipal). Para más información lea el siguiente post:

El Gobierno declara la exención de la plusvalía municipal en los casos de dación en pago